viernes, 27 de septiembre de 2019

Oldsmobile Toronado

La innovación norteamericana en la tracción delantera.

La General Motors no se ha destacado durante su años de fabricación de coches, de ser precursor a las innovaciones. Aún así, tenía entre sus firmas a Oldsmobile, que a pesar de su nombre, fueron los primeros en 1949 en adaptar a sus modelos la caja de cambios Hydra-Matic, y lo más importante, adoptar la tracción “europea” delantera a sus más potentes e icónicos vehículos.

El Oldsmobile Toronado, fue fabricado a través de cuatro generaciones, del año 1966 al 1992. No fue otro sino John Beltz quien atrapado por la sencillez del Citroën ‘Traction Avant’ de 1934, quien empieza a coquetear con la tracción delantera, presentando en 1964 el XP-784.

Con la aprobación de la fabricación y 38 prototipos, en 1966 surgía la primera unidad del Oldsmobile Toronado, con su característica – y muy moderna para la época – carrocería fastback y faros escamoteables, (¿homenaje al anterior tracción delantera americano? El Cord de 1936).

Sus medidas eran – y aún son – de gigante. Chasis de más de tres metros, que le da una longitud total de más de cinco metros (5,35 m). Todo este tamaño, daba lugar a un vehículo de más de dos toneladas.
Este desmesurado tamaño, debía ser compensado con un motor de similares condiciones. Y lo hicieron. Motor V8 de 6.9 litros, el famoso 425 pulgadas cúbicas americano, que proporcionaba 385 caballos de potencia.

Más adelantes, para esta generación, se incrementó la potencia hasta los 400Cv a través del motor de 7.5 Litros (488 pulgadas cúbicas), sobrepasando así los 217 km/h de velocidad punta, y rebajando los 7,5 segundos que tardaba el Toronado en acelerar de 0 a 100Km/h.

El Toronado presentaba puertas alargadas para permitir un acceso más fácil a los pasajeros que ingresan a los asientos traseros. Incluso se agregaron tiradores duplicados – para las plazas traseras –. lo que permite a los pasajeros del asiento trasero abrir las puertas sin tener que alcanzar el asiento delantero.

Firestone diseñó un neumático de 8.85" por 15" especialmente para el Toronado llamado neumático TFD ( T oronado- F ront- D rive). Tenía una pared lateral más rígida de lo normal, y la banda de rodadura y la elegante raya blanca también eran únicas.

El Toronado tuvo una gran aceptación, siendo ganador de varios premios. La revista “Motor Trend” le concede el galardón de “Coche del Año 1966”. Un tercer puesto en los premios “European Car of the Year” de ese mismo año, se incorporó a su palmares, sólo superado por el Rolls-Royce Silver Shadow y el ganador Renault 16.

Al año de su presentación, se decide hacer en 1967 unos sencillos cambios estéticos. La parilla frontal cambia sus originales barras horizontales, por una malla cuadriculada.

El año 1968 trae consigo los cambios más prominentes. El frontal no es modificado, sino rediseñado. La ya icónica parrilla es más prominente y separada en 2 secciones. Pero el cambio más radical y tal vez una de las peores decisiones, fue que los faros delanteros, dejaran de ser escamoteables.

Año a año, los consumidores adquieren de manera masiva unidades del Oldsmobile Toronado. Casi 41.000 unidades el primera año, más de 22.000 el segundo, y así año a año

En el último año de fabricación de la primera generación – 1970 – se decide acabar con los experimentos de diseño. Se decide dar una clásica línea más cuadrada, encogiendo y encajonando la parrilla frontal. La aparición de su gran competidor al año pasado – Cadillac El Dorado – se deja ver en esta nueva silueta. Aún así, se logran 25.000 unidades vendidas este año.

Como última curiosidad, el Oldsmobile Toronado fue la base que tomó Jay Ohrberg para crear una de sus famosas creaciones, el Panthermobile.

Fuente: AutoTalkz, M&N Clasicos....
Galería: Google