jueves, 2 de abril de 2020

Qué es una carrocería autoportante

¿Cómo es el chasis de tu vehículo?

El más común de los diseños actuales de chasis, esconde un entramado de soluciones de ingeniería, obteniendo seguridad y resistencia a cambio de un ligero peso en materiales de fabricación.

De la manera más resumida y directa, se puede afirmar que el chasis autoportante es aquel en el que la carrocería está unida al chasis a través de un conjunto de piezas unidas por medio de soldaduras que forman la estructura entera del vehículo:

Carrocería Autoportante = Carrocería que se soporta ella misma.

Puede ser monocasco, si ambas forman una sola estructura, o semimonocasco, si la carrocería está unida por soldadura de puntos al chasis y soporta parte de la carga estructural.

Carrocería autoportante monocasco.
El la carrocería autoportante se completa exteriormente con elementos desmontables como puertas o capós. Esto permite que su reparación sea relativamente sencilla, ya que suele requerir simplemente la sustitución de la pieza afectada. Este hecho – sumado a la reducción del peso total del vehículo - desemboca en ser el tipo de carrocería montada en la mayoría de vehículos actuales.

La gran mayoría de las piezas de acero de las carrocerías monocasco están unidas por medio de puntos de soldadura. Para seguir mejorando los procesos de sustitución, se está obteniendo una reducción de problemas en los casos en que dichas piezas, sean unidas a través de múltiple tornillería.

Al ser la estructura del vehículo la que soporta los esfuerzos estáticos y dinámicos que actúan sobre el vehículo, la carrocería autoportante debe esta sometida a multitud de pruebas y estudios antes de su comercialización. Al fin y al cabo, en este tipo de carrocería, todas las piezas que la conforman colaboran entre si para una buena rigidez y a su vez dar flexibilidad.

Los esfuerzos estáticos – ocupantes, carga, conjunto mecánicos y la propia carrocería – citados con anterioridad no varían mientras el vehículo circula, mientras que los dinámicos – como son las aceleraciones, frenazos y cambios de dirección – si que varían.

Fue en el año 1923 a través del “exitoso” Lancia Lambda en el que se puedo apreciar este diseño en un vehículo a comercializar. Más tarde le siguieron el Chrysler Airflow y el Citroen Traction Avant, y años más tarde el Morris Minor de 1948.
Chasis del Lancia Lambda
Chrysler Airflow
Citroën Traction Avant

El Ford Consul introdujo una variante de carrocería autoportante llamada unit body o unibody, en la cual los distintos paneles de la carrocería se atornillaban a una estructura monocasco.

Otros vehículos como el Chevrolet Camaro de 1967 utilizaron una técnica mixta, en la cual un semi-monocasco se combinaba con un chasis parcial – subchasis – el cual era el responsable de soportar todo el peso del motor, puente delantero y transmisión. Esta técnica trataba de combinar la rigidez y la resistencia de la carrocería autoportante con la facilidad de fabricación del vehículo con chasis independiente.
Ford Consul de 1950
Chevrolet Camaro de 1967
Gracias a las altamente eficaces técnicas de soldadura y adhesivos especiales, se solventa el gran problema de este chasis que se manifestaron en los primeros años, el desajuste entre el chasis parcial y la carrocería.

Fuente: scribd, El Chapista, Loctite Teroson, Motor Pasión,....
Galería: Google

1 comentario: