domingo, 26 de mayo de 2013

Lamborghini Egoista

50 años no son nada.

Como regalo de cumpleaños, la marca más brutal y extravagante del mundo del automóvil, saca a la luz, el que quizás sea su modelo más radical.

Celebrando su medio siglo de vida, la empresa Lamborghini organizó entre los propietarios de sus modelos, un tour por los alrededores de su factoría en Sant'Agata Bolognese – Italia –, con un final inesperado en una pista de aterrizaje cercana. Una modelo vestida de azafata daba la bienvenida a los pocos privilegiados que iban a contemplar con sus propios ojos, la última locura de los ingenieros de la marca del toro, el Lamborghini Egoista.

Automóvil excepconal
Creado como un concept car más que como coche de calle – que Lamborghini lo es – el Egoista se caracteriza por ser sin duda alguna, el modelo más agresivo, brutal y para muchos espeluznante que jamás se haya fabricado.

Bajo el chasis del Aventador, se ha creado un genuino automóvil para una sola persona, que conduciendo en una posición central y bajo una cúpula con cristales tintados en tonos naranja – evitando así los deslumbramientos – se asemeja más al pilotaje de un helicóptero de combate Apache que a conducir un vehículo terrestre, no sólo por la cabina, también por el cinturón de cuatro puntos, sino como la inmensa cantidad de tecnología punta que se puede encontrar en su interior, como por ejemplo el Head Up Display, un sistema que proyecta en un panel de cristal octogonal la información del coche en la línea de visión del conductor.

Este Lambo consigue moverse a través de un motor V10 5.2 que situado tras la zona de pilotaje - ¿o conducción? – consigue traspasar sus 600 CV al asfalto, estando fácil, cerca de los 350 km/h como velocidad máxima.

A pesar de su tecnológico interior, lo que más resalta del Egoista, es el exterior. Como cualquier Lamborghini, la aerodinámica tiene una importancia vital, tanto como la ligereza de sus piezas, pero en este caso, el asunto tiene tintes de obsesión.

Diseñado por Walter De Silva, el coche posee una carrocería en forma de trimarán – imitando a los cuernos y morro de un toro en posición para embestir – cuya estructura basada en fibra de carbono tiene partes en las que indicaciones de “Step here” (pise aquí), elevan al propietario de esta joya, a los altares de la aeronáutica.

Los elementos aerodinámicos están ocultos en los paneles de la carrocería – fabricados con material antirradar – entrando en acción cuando sean necesarios, de esta manera, dos aletas traseras se activan automáticamente a altas velocidades para aumentar la estabilidad, mientras que una serie de tomas de aire en la parte posterior del capó del motor proporciona el flujo de aire de refrigeración a la poderosa planta de energía V10.

Afianzando su carácter extremo e inusual, los faros reales del Egoista, se encuentran ocultos en las tomas de aire delanteras, entre los salientes del frontal, siendo éstos de la ya asentada tecnología xenón.

Naranja y gris para contrastar
Finalmente, se ha decidido fabricar tres unidades del Egoista – cada una con el color de la bandera italiana: rojo, blanco y una última unidad de color verde – con un valor de 3,5 millones de dólares, dejando la unidad mostrada como banco de pruebas de la marca.


Galería: Google

2 comentarios:

  1. podrias haber puesto como conseguir unos tickets descuento para comprarse el coche.. jejeje un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El problema es que con lo que llueve en tu nuevo país, ese coche te daría mil problemas, NO TIENE LIMPIAS!!!

      Eliminar