miércoles, 20 de mayo de 2020

Melkus RS 1000

El deportivo con una hoz y martillo.

Surgido en la mitad oriental de la Alemania de finales de la década de los 60S, y con retales de vehículos occidentales, se presentó el más esplendoroso de los deportivos del otro lado del Telón de Acero.

Después de la casi total destrucción de la ciudad alemana de Dresden a causa de los bombardeos que sufrió durante la Segunda Guerra Mundial, esta pequeña localidad quedó en la llamada “zona de ocupación soviética”.
Con la obligación de construir material industrial – entre ellos cualquier tipo de vehículo – el expiloto Heinz Melkus diseño un automóvil que tanto estéticamente como su funcionalidad, se encontraba muy lejos de los fabricados por GAZ.

Es el año 1969 cuando Melkus decide producir el primer vehículo deportivo de competición, de la Alemania Oriental, el Melkus RS 1000.


Durante los 10 años de vida de la firma de Melkus, únicamente este modelo fue construido en su factoría de Dresden, tanto en su versión de 992cc como la potenciada de 1200cc. Ambas motorizaciones radicaban en un motor central Wartburg de tres cilindros. Estas características se acercaban más a una motocicleta de la Europa Occidental, que la de un vehículo que requería ganar carreras de velocidad.

El resto de piezas el Melkus RS 1000 pertenecían a otros vehículos de fabricación soviética como el Wartburg 353, pero también de los divertidos Trabant, lo que daba lugar a que su velocidad máxima se situara entre los 160km/h y los 210km/h gracias los excasos 680kg de peso total.

En cuanto su diseño, las formas onduladas y sinuosas, entregan un falso aspecto de súperdeportivo. Las puertas con apertura de "alas de gaviota", no hacen más que recordar de nuevo en lo que pudo ser el Melkus RS 1000 si contara con una motorización más ajustada a su estética y desempeño deseado.

Una curiosidad reseñable del Melkus RS 1000 es la localización de sus dos depósitos de gasolina. Con 25 litros de capacidad cada uno, se ocultan bajo la tela decorativa del cierre de las puertas, justo encima de los largueros de sujeción lateral del vehículo.

La producción escasa del Melkus RS 1000 – sólo 101 unidades fabricadas – puede dar lugar a un menor número de unidades supervivientes en la actualidad, pero no. La nostalgia que lo rodea, sumada a los cuidados que recibe un vehículo de 30.000 Marcos del Este de la época, ha provocado que un gran número de unidades estén en perfecto estado en la actualidad.

En el año 2006 el hijo de Heinz Melkus – Peter Melkus – probó de nuevo con una versión más radical de vehículo, pero con el mismo resultado que su padre: quiebra.

El Melkus RS 2000 se asentaba en una carrocería tubular en aluminio en el que montaba motores turbo gasolina de Volkswagen y Opel. A pesar de obtener 325 CV, la escasa producción de 25 unidades anuales, daba lugar a unos precios desorbitados, lo que obligó a cerrar de nuevo – y tal vez de manera definitiva – la firma Melkus.


Con el paso de los años, el Melkus RS 1000 se está conviertiendo enuna pequeña y extraña joya que se puede encontrar tanto en videojuegos como Iron Curtain Racing, como el videoclips musicales.



Fuente: Formfreu, MotorPasión, Motor.es,Drivetribe....
Galería: Google

1 comentario: