sábado, 24 de marzo de 2012

Ferrari Dino

En épocas de crisis en la que los billetes escasean en la cartera, salir a cenar fuera se refiere a comer una tortilla francesa en el balcón y la ropa del hermano mayor la hereda ya no sólo el pequeño, sino también el padre, las tiendas oulet o low cost se frotan las manos.

Multitud de marcas y centros han sacado en estos años una segunda marca más barata o accesible para ese público que quiere seguir consumiendo sus productos pero no puede permitírselo: eso mismo es lo que pensó Enzo Ferrari en la década de los 60´S cuando sugirió la idea del Ferrari Dino.

En los años 60 si querías un deportivo, podías optar por el Lamborghini Miura, De Tomaso Mangusta, Lotus Europa o Matra 530. El problema era que sus elevados precios, hacía que fueran literalmente imposible para el gran público.

El nombre de Dino viene en honor al único hijo legítimo de Enzo Ferrari. Educado para ser el dino sucesor de su padre, asistió a las mejores universidades, teniendo un trágico final a la edad de 24 años al morir de distrofia muscular en 1.956

Il creatore Enzo tenía claro lo que hacía especial a sus coches: motores de 12 cilindros de posición trasera, precios muy elevados y una producción que como él decía: “hay que construir tantos autos como demanda, menos uno”.

Con el Dino, se podría “atacar” a esas nuevas firmas que intentaban hacerle sombra (¿Porsche?), dando un golpe en la mesa en cuanto liderazgo y fortaleza, ya que no debemos olvidar que poco tiempo antes, Ferrari tuvo un intento de compra por parte de Ford - del que resulto una tremenda guerra entre ellos, dando lugar al Ford GT40 y al Ferrari Daytona -, nunca antes una guerra entre dos grandes del mundo de las cuatro ruedas, había dado como resultado dos de los mejores y más auténticos deportivos de la historia.

Se decidió que el motor a utilizar fuera un V6 con tres carburadores dobles, el cual sería construido por los socios de FIAT, para así poder homologarlo para poder participar en carreras de Fórmula 2.

Gracias a los motores construidos en FIAT y al diseño de Pirinfarina, en el año 1.967 sale el primer “Ferrari” Dino 206. De su nomenclatura explicaremos que el número 206 hace referencia al cubicaje del motor (1.987 cm3) y del número de cilindros del auto (V6).

Los diferentes modelos de Dino, el 206, 246 GT y 246 GTS, aunque eran hechos y desarrollados por Ferrari, no llevaban en ningún lugar el il cavallino rampante.

De líneas claramente deportivas, su aspecto es similar al de un prototipo de competición, con un morro muy corto, plano y descendente encajado entre las protuberancias de los pasos de rueda, un inmenso parabrisas muy inclinado y una cintura lateral muy baja.

El motor se colocaría en la parte trasera en las primeras unidades, pero a partir del año 1.970 se decide colocar en posición central-trasera, mejorando así la conducción y el agarre.

Los primeros modelos del Dino 206, tenían una potencia de 180 CV y podían alcanzar los 210km/h. Son cifras tal vez muy “tristes” en las fechas actuales, pero estamos hablando de un coche que se construyó cuando el hombre todavía no había viajado a la Luna. En los sucesivos años, se consiguió llegar a los 190 CV y los 245 km/h con el Dino 246GT.

En total se construyeron algo más de 3.900 unidades de los diferentes Dino en el periodo de tiempo comprendido entre 1.967 y 1.972, siendo el más escaso el Dino 206, con sólo 152 unidades, dato que le da un mayor valor actual sobre sus hermanos mayores, a pesar de ser el “Ferrari” con menos potencia de los últimos 60 años, alcanzando en algunas subastas los 150.000$ por un modelo en perfecto estado.

Menudo planeta en el que vivimos, que hasta Ferrari tiene su marca blanca.

Fuentes: Marca.com. elenaferrari.net, motorpasion.com,…
Imágenes: ferrari.com, google imágenes

No hay comentarios:

Publicar un comentario