lunes, 24 de junio de 2013

Mazda 787B

Mazda, Rey de Europa

Existen varios nombres propios en el mundo del motor, desde personas que cambiaron el modo de entender la industria automovilística, hasta coches que rescribieron las reglas de la competición, todos ellos se encuentran en lo que ya se denomina, Olimpo del Motor.

Con alguna interrupción en el medio, desde el año 1923, se celebra en el circuito de la Sarthe - cerca de Le Mans, Francia – la que es considerada como la mayor de las carreras de resistencia que se celebran, las famosas 24 Horas de Le Mans, competición automovilística de resistencia, referente en el mundo del motor.

Mazda 787B
Multitud de coches y pilotos han forjado su nombre en el circuito francés, pero sólo unos pocos son los recordados y entre ellos, se encuentra el único equipo asiático que ha colocado a sus pilotos en lo más alto del cajón, con además el único coche con motor rotativo, el Mazda 787B.

Fue en el año 1990, cuando Mazda intentaba lograr un buen resultado en Le Mans con su modelo 787, pero los constantes fallos en el coche y la falta de fiabilidad hicieron que el coche no lograra terminar ni la mitad de la carrera, circunstancia que a muchos equipos echaron para atrás a la hora de volver a competir, filosofía totalmente diferente a la que se respira en la industria japonesa, “si fallas, hazlo de nuevo pero mejor”.

De cara a la siguiente temporada, Mazda introdujo una evolución del 787, el citado 787B, el cual contaba con la gran diferencia de un nuevo sistema de admisión en el mismo motor que en 1990, pero además con tres bujías por rotor en lugar de dos. En el exterior, la gran modificación fue trasladar los radiadores de los lados de la cabina a uno sólo en el frontal del auto, mejorando así el aspecto aerodinámico.

Para conducir el que posiblemente era el coche con mejor eficiencia de combustible de la parrilla – pero no el más rápido de todos – se decidió que lo pilotaran Johnny Herbert, Volker Weidler y Bertrand Gachot que bajo el número 55, desarrollaron una de las carreras más entretenidas que se recordaron.

A pesar de salir en la posición número 19, la idea de Mazda no fue la característica estrategia prudente, en que cuidar el motor es lo principal, en el caso del nº55 sus órdenes era atacar, atacar y atacar. Gracias a ello, rápidamente logró situarse tercero detrás de los Mercedes-Benz C11 – uno de ellos pilotado por el siete veces campeón del mundo de F1 Michael Schumacher – los cuales no tuvieron demasiada buena fortuna al tener una salida de pista el Mercedes que copaba la segunda plaza, surgiendo extraños problemas mecánicos en el Mercedes líder.

Durante la noche, la estrategia es muy importante
Sin esperarlo y con la sorpresa de lo inesperado, Mazda logró cruzar la línea de meta en primera posición, después de 362 vueltas y casi 5000 kilómetros recorridos, en el coche de Le Mans con el sonido más característico en muchos años.

El final del 787B fue injusto e innecesario. El dominio aplastante de los motores rotativos, provocó que la FIA modificara el reglamento, prohibiendo estos motores en la gran mayoría de las competiciones de resistencia, logrando así que el campeón de Le Mans, defendiera su corona en las siguientes ediciones.

Fin de la noche
Hoy en día gracias a Youtube, se puede disfrutar de la carrera de 1990 dividida en cinco partes – parte 1, parte 2, parte 3, parte 4, parte 5 y parte 6 – o de una manera más resumida disfrutando de la salida y de la vuelta final.

No hay comentarios:

Publicar un comentario