lunes, 26 de diciembre de 2011

Renault Avantime

Existen casos en que un producto no cala en el mercado y resulta un desastre comercial. Los casos como el del Mercedes-Benz Vaneo, Smart ForFour, Volkswagen Phaeton, Citroën SM y FordEdsel son claros ejemplos aunque algunos sean ya de hace algunos años. 

Un caso más reciente y que está en la memoria de todos serás el del “enigmático” Renault Avantime.

La división automotriz de Matra - empresa francesa asociada a Renault - decidió crear una versión del Renault Espace más dinámico y moderno, creando un monovolumen con una carrocería coupé 2+2, o lo que es lo mismo, el primer Hardtop de Renault. 

El nombre Avantime es la unión de la palabra francesa Avant y de la inglesa time, ya que desde Renault querían formar la idea de coche “antes de tiempo” y mira si acertaron.

En el Salón de Ginebra de 1.999 se presentaba el que sería el coche del futuro de la rama Renault, montando un motor 3.0 V6 de 210 cv cuya caja de cambios manual de 6 velocidades, hacía que se obtuviera una velocidad máxima de 220 km/h y una aceleración de 0 a 100km/h en unos eternos 8,6 segundos.

Se intentó dar una idea de pionero en diseño, concepto reflejado en este spot de TV en el que se mezcla diseño, moda y automoción.


La idea de un modelo sin el denominado pilar B, hizo que se tuviera que sobrereforzar el pilar C, teniendo gran parte de su estructura construida con acero galvanizado y paneles de poliéster, mientras que la parte superior fue hecha de aluminio. 

Este hecho de no disponer de pilar B, o se tradujo en una mejora del centro de gravedad y de la rigidez, permitiendo a los ingenieros de Renault colocar en el Avantime un techo solar de gran tamaño (1,7 metros cuadrado), el cual era uno de los puntos fuertes del Avantime para su comercialización. 

Pulsando un botón se podía abrir el impresionable techo panorámico inundaba de luz el habitáculo, que sumado a que también se abrían por completo las ventanas, convertía al Avantime en casi un descapotable.

El Renault Avantime tenía tres únicas puertas que le daban ese espectacular aire de coupe. Para poder acceder a las dos plazas traseras se corría el peligro de dañar las puertas o que fuera imposible abrirla lo necesario, para ello el Avantime tenía un sistema de apertura doble en paralelo (denominado “de doble cinemática”). 

El sistema de doble articulación que facilitaba el acceso a las plazas delanteras y traseras, añadiendo al movimiento de apertura, otro más que separa la puerta de la carrocería.

Su elevado precio de más de 36 000€ como así su única motorización, hicieron que las ventas fueran ridículas y su producción se detuvo en el año 2 003, dejando la opción de una caja de cambios  automática y el proyecto de un Renault Avantime 2.0 16 válvulas y 165 cv en el aire, versión que tal vez hubiera levantado las ventas y salvado el modelo.

Fuentes: Renault.es, Wikipedia.es, motorspain.com, supermotor.com, km77.com, cosasdemotor.com y dgt.es
Fotografías: desktopwallpaperhd.com, allboatsavenue.com, tapeciarnia.pl y terra.es

2 comentarios:

  1. Su escasa producción le hacen más exclusivo que un Ferrari 458 Italia

    ResponderEliminar
  2. Si se vendió con caja automatica.
    Y tambien con el motor 20 turbo...basicamente por que yo tengo uno en el garaje.
    Tambien con motor 22.dci...
    Pero es cierto que era la cronica de una muerte anunciada.
    Y gracias a eso me gusta aún más....
    Varios años con el y nunca me he cruzado ni de lejos con otro como el mio...436 unidades vendidas en España tienen la culpa.
    8557 en toda Europa.

    ResponderEliminar