viernes, 11 de noviembre de 2011

Porsche 356 Cabriolet Hippy

Expresarse sobre cuatro ruedas

Que las drogas no son buenas está claro, pero hace 40 años no lo estaba del todo y la gente que las tomaban hacían cosas raras, como por ejemplo “personalizar” sus coches.
En 1.968 la gran cantante Janis Joplin, compro por 3.500$ un Porsche 356 Cabriolet blanco de 1.968 de segunda mano, a ella le impresiono el potente motor bóxer de 356 Cv y su preciosa capota negra.

El color blanco no la convencía, solución: entregar el coche a su amigo y artista David Richards, éste le hizo un diseño psicodélico reflejando el espíritu de los locos años 60 y lo plasmo en la carrocería del coche.

Janis utilizaba de manera habitual este reconocible modelo de Porsche, por lo que cuando sus fan lo veían aparcado, metían notas debajo de los parabrisas dejando mensajes de paz y amor. En el año 1969 fue robado en Los Ángeles y repintado de gris, al ser recuperado al poco tiempo Janis se encargo de llevarlo a un especialista para quitar esa pintura tan oscura y sacar a relucir su peculiar dibujo anterior.

El domingo 4 de octubre de 1.970 Joplin moría de manera extraña en su casa de Los Ángeles por una sobredosis de heroína a la edad de 27 años, siendo este coche el último que conduciría en su vida y dejando así un nombre para la leyenda y un coche para la admiración.
En su testamento dejaba su coche a nombre de su familia, que después de muchos cambios de propietario termino como reconocida pieza de arte moderno en el Museo Whitney de Nueva York.

Japlin fue, es y será fantástica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario